sábado, 8 de septiembre de 2012

La Torre de la Ciénaga - Marca del Este - Capítulo 1


Hoy he arbitrado mi primera partida como master de AeMdE. He usado una de las dos que vienen en el manual básico, concretamente la de La Torre de la Ciénaga Los jugadores han sido un elfo (Julián), un paladín (Gustavo) y un mago (Signir), todos de nivel 1.

SPOILER: Apreciado visitante, si no has jugado la aventura, es preferible que no sigas leyendo.

Tras pertrecharse en Robleda y merodear por varios comercios únicamente para constatar que sus escasos recursos no les permitían adquirir más cosas han cogido el camino hacia Pasoraudo a lomos de sus tres corceles en dirección al pantano.

Hay que destacar que en un comercio han intentado primero adquirir tiendas de campaña y finalmente han optado por una lona con paraviento y esterillas. Jeje.

Ya en la torre, en el pasillo de entrada han decidido abrir la puerta del este, ante ellos una barricada de barriles y unos kobolds atrincherados les impedían el paso. Han optado por retirarse para tomar mejores posiciones. Signir, el mago, ha optado por dirigirse hasta la puerta principal de la torre, Julián, nuestro elfo; por atrincherarse en la pared derruída justo en la entrada y preparar el arco. Gustavo se ha cubierto con su escudo en mitad del pasillo.

La lluvia de flechas ha cesado y cuatro kobolds portando hachas de mano han surgido de un lateral de la barricada directos a por Gustavo. Aquí ha sido un toma y daca constante. La reacción de Gustavo ha sido instintiva al verse superado y accidentalmente ha activado una trampa de veneno que lo ha dejado arrodillado y maltrecho cubriendose desde el suelo con su escudo. Aquí sus enemigos tampoco han estado muy lúcidos, ya que dos han trabado sus hachas, y un tercero ha tropezado y se ha caído junto a Gustavo

Mientras, el mago, aprovechaba para hacer un crítico atravesando con "proyectil mágico"  el pecho a uno de los monstruos que acosaban a Gustavo y tras esto el proyectil ha ido a parar entre ceja y ceja de uno de los arqueros apostados en los barriles. Dos bajas de un tiro.

El elfo y el mago han intentado contener la oleada mientras Gustavo se recuperaba. Al poco dos impactos de flecha han dejado moribundo a Signir en la puerta de la torre, nuestro elfo tras acabar con los kobolds de la hachas ha recibido un flechazo en la mano que le impedía seguir disparando. Una herida fea que requería atención médica inmediata. El mago seguía incosciente en el suelo.

Sólo quedando dos kobolds tras las barricadas, Gustavo semi-recuperado ha colocado su escudo en la espalda y ha optado por correr a la salida, recoger al mago y llevarlo a su caballo. Julián le ha seguido y aunque ha tropezado justo en el umbral quedando totalmente expuesto, finalmente ha podido alcanzar su caballo y huir también.

Han visto claro que no tenían ninguna posibilidad.

La partida ha durado poco pero todos hemos salido satisfechos, y mis jugadores con ganas de volver a darles su merecido próximamente. Han valorado la posibilidad de contratar mercenarios para mejorar sus posibilidades y que tenían que haber hecho uso de  dormir nada más llegar. Yo pienso que un par de jugadores más no nos vendrían nada mal, pero es complicado la verdad.

En definitiva un simulacro de partida muy interesante para tomar contacto con el juego, y he aprovechado para repartir algunos PX para mantener la moral y sobretodo porque han tenido la suficiente cabeza para valorar la opción de la huída

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada